+34 655 366 252 - WhatsApp
Seleccionar página

Si quieres enviarme tu opinión rellena el formulario 🙂

1 + 15 =

¿Quieres ver nuestra colección?

Colección Otoño Invierno 17/18

¿Los niños reciben demasiados regalos en Navidad?

Hoy vengo a hablaros de un tema que se está debatiendo cada vez más.

De toda la vida hemos recibido regalos por Navidad, algunos más que otros y dependiendo de la época en la que hayamos vivido (obviamente).

Cada vez más, los niños reciben más regalos, que si de los abuelos, los tíos, los primos (además de los padres)…y al final se juntan con un montón de paquetes bajo el árbol de Navidad.

No sé si os pasará a la mayoría pero cuando llega el día de abrir regalos, ya sea en Papá Noel o en Reyes, los niños reciben tal cantidad de paquetes, que abren el primero y lo dejan de lado para seguir abriendo el resto. Quizás no le den tanta importancia a todos los que reciben…

He llegado a oír, de alguna que otra madre, que algunos regalos que reciben sus hijos los dejan sin abrir porque reciben en exceso y lo dejan para más adelante.

No sé lo que pensaréis vosotros pero creo que quizás nos estemos pasando con tanto regalo.

Recuerdo que cuando era niña recibía algún que otro capricho (una bicicleta, por ejemplo) pero el resto era necesidad (calcetines, un paraguas, jerséis…).

Los psicólogos recomiendan regalar lo que se necesita, algo que realmente deseen (un caprichito), ropa y libros.

Quizás así valoren más lo que reciben y a posteriori no exijan más y más porque con los años estamos “criando” a niños que se les da más de lo que pueden asimilar.

Si ya le regalamos un coche eléctrico infantil con tan sólo dos años, ¿qué le vamos a regalar con 8 o 9 años?. Pienso que debemos concienciarnos con esto porque no se trata de no darle de todo, siempre hemos dicho: le voy a dar a mi hij@ todo lo que pueda. Sí, eso está genial pero no por darle todo lo que pida estamos siendo mejores padres.

Tienen que valorar lo que cuesta conseguir las cosas y que no siempre pueden tener lo que quieran porque se volverán exigentes, y un niño exigente con 18 años…”ya sabemos por dónde van los tiros”. Además de que tienen que aprender a ganarse las cosas…

Por supuesto, esto es mi humilde opinión al igual que cada uno tiene la suya propia.

Si queréis dejarme un comentario sobre el tema os contestaré encantada.

¡¡¡Feliz semana mis carolos!!!